SENTIPENSANTE

Rodin Thinker Statue
Puede ocurrir que una misma idea surja en distintos lugares y a distintas personas no relacionadas entre sí, sin que se considere plagio ni afecte su originalidad, veamos el siguiente caso:

Observando el vídeo de la primera clase de las doce de la serie “Entre Maestros” que permitieron la realización de la película documental del mismo nombre, basada en el libro “Veintitrés Maestros, de Corazón: Un salto cuántico en la enseñanza” del educador español Carlos González Pérez sobre su teoría de educar empoderando , se menciona en esa primera clase que el catedrático Saturnino de la Torre denomina sentipensar al proceso mediante el cual ponemos a trabajar conjuntamente el pensamiento y el sentimiento.

Al oír la palabra sentipensar, evoca que ha sido vista escrita y escuchada en otros ambientes y en otras voces y escritos y efectivamente, personajes tan reconocidos como el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano y el sociólogo colombiano Orlando Fals Borda, han hecho mención del ser sentipensante, he aquí lo que Galeano dejó plasmado en su obra El Libro de los Abrazos en el texto titulado Celebración de las bodas de la razón y el corazón:

¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos? Desde que entramos en la escuela, la educación nos descuartiza: nos enseña a divorciar el alma del cuerpo y la razón del corazón.”
Sabios doctores de Ética y Moral han de ser los pescadores de la costa colombiana, que inventaron la palabra sentipensante para definir el lenguaje que dice la verdad.”

Pero de dónde Eduardo Galeano saca que nuestros pescadores del norte de Colombia son los creadores de tan bella palabra, la respuesta y el origen de la misma la explica Fals Borda cuando narra sobre la cultura anfibia colombiana, sobre el hombre hicotea y cuenta que un pescador de San Benito Abab (Departamento de Sucre) le dijo:

“Nosotros actuamos con el corazón, pero también empleamos la cabeza, y cuando combinamos las dos cosas así, somos sentipensantes. (Ver esta charla amena de Fals Borda sobre la cultura anfibia y cómo Galeano en el buen sentido se apropió del término sentipensante)

Recordar que el sociólogo colombiano dentro de sus investigaciones y análisis consideraba que era erudito lo que decían las personas que realmente vivían sus necesidades y problemas.

Acuñar o inventar palabras enriquece al idioma y facilita la comprensión de nuevos estilos de vida, por ejemplo, ya en un post anterior se había comentado sobre quién acuñó la palabra infomediaria y su significado, para el caso del presente escrito, en un artículo se dice que Saturnino de la Torre acuñó el término sentipensar en 1997, sin embargo, es posible creer que el término sentipensante es mucho más antiguo y de uso común por parte de nuestros pobladores de la costa norte colombiana; que espectacular sería que el diccionario de la Real Academia Española incluyera los sustantivos sentipensante, sentipensamiento y el verbo sentipensar haciendo alusión al hombre hicotea, un sueño y tarea difícil, según se desprende por lo comentado por Andrés Hoyos (uno de los fundadores de la revista literaria El Malpensante, ¡vaya coincidencia!) en su columna del diario El Espectador titulada “Pandebono”.

Para quienes se interesen sobre la teoría sentipensante recomendamos la lectura de Una sociología sentipensante para América Latina.

Álvaro Quintana Bernal

Administrador de Proyectos – GDOSB