La Lucha Estratégica de los Derechos LGBTI en Colombia.

polpubllgbtirodrigo-1428x804

Colombia, como tantos otros países del mundo, ha visto emerger poco a poco los derechos a favor de las personas agrupadas bajo el nombre de “Comunidad LGBTI”; pero esto, más que ser una lucha semántica donde el mismo acto de palabra puede resultar en sí mismo discriminatorio, ha sido una lucha pragmática en un terreno donde mucho se ha conquistado a través de una lucha que ha sido bastante extenuante tanto para las personas de este colectivo que han visto cerrarse las puertas no solo de una sociedad que los ha discriminado sino de una institucionalidad que si bien predica la universalidad de derechos y de protección de los mismos, por otro lado, decide cerrar la puerta a los mismos; de ahí que esto también haya sido una lucha de quienes, como nosotros acá en GDOSB, pensamos en la defensa de los derechos fundamentales sin distingo sexual, religioso, de raza, de ninguna especie, pues estos deben ser el común denominador de toda la sociedad.

Si uno hace un análisis de esta lucha por la reivindicación de estos derechos, dentro del plano jurídico, marcará la Constitución del 91 un antes y un después que ha fortalecido la lucha por esta aceptación, pues el acceso a una carta de derechos fundamentales con herramientas de protección como las demandas de constitucionalidad y acciones de tutela han podido acercar nuestra Carta Magna a una situación desigual, así como la introducción de un bloque de constitucionalidad que abre sus puertas a un plano internacional donde también existe la protección de derechos fundamentales. Lo anterior no significa que los jueces constitucionales hayan sido siempre unos grandes aliados en esta cuestión, mientras que otras instituciones, como el Congreso, han brillado ya sea por su ausencia o por buenas intenciones que quedan truncas ante una mayoría que aún se niega a reconocer la importancia de la aceptación de estos derechos para todos., lo cual genera sentimientos de exclusión y de problemáticas como la aceptación a sí mismos, o demás problemas que pueden ser no sólo sociológicos sino también de carácter psicológico.

Todo esto hace que quienes hacen estrategias para no solo reivindicar los derechos, sino buscan un telos mayor, como lo es la plena aceptación de cada quién sin importar su condición sexual, tengan que orientar sus trabajos y esfuerzo en diversos focos de atención como la orientación psicológica, que lidia problemas como de autoaceptación, o conflictos familiares, entre otras; así como una lucha que no solo sea “autopoiética”, es decir, que se concentre exclusivamente en los miembros de la comunidad LGBTI sino en toda la sociedad, lo cual es un problema mayor y de difícil lucha porque hay que tomar en cuenta que grupos como los ultracatólicos, entre otros, no son sólo fuertes opositores sino que tienen directa influencia en una sociedad como la nuestra.

Es de esto que la lucha jurídica, resalta su importancia, y ya en un próximo estudio de GDOSB, explicaremos un poco de lo que ha pasado acá en Colombia frente a un tema en concreto: el matrimonio igualitario; ahora sea pertinente decir que si bien la lucha, tanto en el matrimonio como en la adopción, en DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales), seguridad social, etc., ha sido lenta pero persistente, esta se perfila como la forma más certera que un país como Colombia tiene para reivindicar muchas luchas y batallas que quedan por librarse. Es bueno seguir pendiente de las mismas, con la esperanza que algún día, realmente, todos seamos iguales.