Conferencia de Chantal Mouffe en Bogotá

 
En momentos en que Colombia se da de nuevo al debate de la paz entre las guerrillas marxistas y el Estado, en esta ocasión representado por un gobierno neoliberal, es necesario replantear la concepción que tenemos de la democracia y la necesidad de construir una sociedad plural.

Es casi evidente que aún tenemos problemas para aceptar la integración a la vida civil de antiguos miembros de grupos armados, pero la experiencia del pasado nos muestra que evidentemente podemos construir convivencia entre todos y avanzar a espacios de tolerancia.

En tal contexto, vale la pena rescatar la propuesta de democracia que plantea la politóloga belga Chantal Mouffe, quien el mes pasado visitó Colombia y ofreció esta conferencia, donde resume de forma juiciosa su planteamiento del “pluralismo agonístico”, un modelo de democracia que se aparta de los dos modelos liberales predominantes en la actualidad (de los que no somos excepción) el agregativo y el deliberativo.

Según Mouffe, estas visiones liberales de la democracia parten de principios racionalistas en los que existen verdades esenciales y objetivas a las cuales la sociedad puede llegar mediante el proceso de construcción de consensos, lo cual deja por fuera la posibilidad de una sociedad plural. Así la politóloga, parte de una noción donde las verdades esenciales no existen, sino que son producto de una construcción discursiva y es en ese plano donde se da Lo Político, como un lugar de intercambio de interpretaciones de los principios básicos de la democracia (libertad e igualdad).

Dicha construcción se da a través de la exaltación de las pasiones (distinto de emociones) que son afectos que movilizan a la creación de identidades comunes, de ese modo se sentencia que la democracia solo es posible en términos colectivos, donde es necesario reconocer y domesticar la tensión entre un nosotros y un ellos de la sociedad, contrario a los modelos liberales que buscan la hegemonía de una interpretación de los principios básicos, creando la relación antagónica entre los ciudadanos.

La alternativa se trata de crear las instituciones que permitan la coexistencia de visiones distintas de los principios esenciales y que regulen el conflicto para mantenerlo de forma pacífica; a esto se le denomina el modelo Agonista, que fue explicado en profundidad por Mouffe durante su conferencia en la biblioteca Luis Ángel Arango y que vale la pena escuchar para evaluar la forma en que estamos tomando decisiones como sociedad democrática.