Colombia es pionera en el uso de big data para entender el pasado económico.

comercio siglo xix colombiaEn materia de datos llevamos varios años descubriendo y redescubriendo revoluciones, datos abiertos, big data, datos filtrados, small data, gobierno abierto, ciudades inteligentes, entre otros pueden ser los conceptos más sonados y a partir de ellos un sinfín de aplicaciones que prácticamente no tiene límites, el mundo de los datos está llevando las riendas de esta era de la información, avanza a pasos de gigante y muchas veces sentimos que supera la capacidad humana para procesar sus potencialidades.

El discurso imperante es que en los datos reposa mucho del futuro de la humanidad, en GDOSB de hecho nos hemos alineado con ese discurso construyendo modelos de predicción de futuros (prospectivos) basados en la información pública, los datos que tenemos a mano nos deja leer tan bien nuestra sociedad que podemos anticipar con altos grados de acierto qué es lo que está por venir.

En ese contexto encontramos con sorpresa y agrado que Colombia es pionera en la región en aprovechamiento de los recursos del big data para reconstruir el pasado, exactamente su historia económica, así lo reseñó la revista Dinero, en un artículo que narra cómo aprovechando las tecnologías y capacidad de procesamiento de datos actual, el país se ha convertido en el primero del continente en digitalizar los datos económicos del siglo XIX.

El hecho llama la atención por varias razones, primero recalcar eso que en GDOSB hemos repetido hasta el cansancio: en nuestra era el limite al procesamiento de información es la creatividad, luego ayuda a responder algunas preguntas de índole histórico, como el costo real de la guerra de independencia, el comportamiento de importaciones y exportaciones durante el mismo periodo, o los orígenes de la deuda externa.

El trabajo de digitalización de estos datos implicó procesar más de ocho mil páginas que se encontraban en el archivo del Banco de la Republica, entidad que se dio a la tarea de digitalizarlos ofreciendo no solo un mejor conocimiento de nuestra historia económica sino que además pone al país en la vanguardia del aprovechamiento del big data al servicio de lo público.

Así, el país es pionero del movimiento de datos mundial ofreciendo un catálogo de descarga gratuita titulado Memorias de Hacienda y del Tesoro y de la Nueva Granada y Colombia, siglo XIX, con información increíblemente completa del pasado económico, y prácticamente es uno de los primeros en contar con recursos digitales para preservar su historia y difundirla, un reto para quienes sabemos que si a los datos se les da un trato riguroso en metodología y análisis podemos llegar a formas de conocimiento que no nos ofrece ninguna otra fuente.