Arquitectura Social

postfoto

 

El término “Arquitectura Social” aún no está redefinido y desde los distintos sectores profesionales se hace un uso particular del mismo.
Si volvemos al origen del término, analizamos la palabra arquitectura como el arte de proyectar y construir edificios, el diseño de una construcción o el conjunto de construcciones y edificios; en cualquier caso esta palabra se refiere a construcciones humanas. Y el término social hace referencia a lo perteneciente o relativo a la sociedad.
Digamos que entonces cuando hablamos de arquitectura social podríamos estar hablando de las construcciones que se proyectan para o que pertenecen a una sociedad y que por tanto éstas deben serle útiles y estar al servicio de la misma.

 

Partiendo de este punto nos preguntamos que ¿quién mejor que la ciudadanía, la propia sociedad, para intervenir en la arquitectura social?
Cada vez son más los proyectos que incluyen a su entorno para diseñarlos, y es que cuando se implican a las personas que van a hacer uso de esos espacios construidos, la probabilidad de éxito del proyecto aumenta.

 

Recientemente en Manacor (Mallorca, España) el Ayuntamiento estaba trabajando en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). 
Desde dos asociaciones junto a la entidad Col.lectiu Punt 6, que trabaja la arquitectura y el urbanismo desde una perspectiva de género, se ha impulsado un estudio de campo para elaborar propuestas al PGOU para hacer la ciudad más inclusiva a las mujeres teniendo en cuenta sus necesidades.

 

Este ejercicio de derecho de participación en la política es cada vez mayor y es que las personas quieren estar cada vez más conectadas con sus administraciones, quieren que éstas sean accesibles, transparentes y que tengan en cuenta sus necesidades, por lo que desde GDOSB celebramos este tipo de iniciativas por parte de la ciudadanía y trataremos de hacer seguimiento a este Ayuntamiento para ver si finalmente introdujo en su PGOU  las propuestas que se plantearon desde la ciudadanía y en que se ha traducido en la práctica.

 

Y así destacamos la arquitectura social como un ámbito emergente donde la arquitectura se somete a la sociedad, a lo social, y donde las opciones de innovación y emprendimiento se multiplican.